MI EXPERIENCIA COMO DISEÑADORA EN EL EXTERIOR

¿Quién no quiere volverse un Youtuber famoso o una estrella de instagram para así poder viajar y hacer básicamente lo que quieras con tu tiempo? bueno, con la llegada de la era digital todas las personas quieren conseguir trabajos que les permitan tener horarios flexibles es lo que mucha gente busca en este momento pero no son los únicos trabajos que te permiten tener libertad de vivir tu día a día mas o menos a tu antojo.

En este caso vengo a hablarles del diseño como profesión y mi experiencia siendo una diseñadora Colombiana trabajando en el extranjero.

Lograr un trabajo en el extranjero es tan sencillo o tan complicado dependiendo de tu profesión y de tus propias habilidades. Las carreras que están involucradas al 100% con la era digital son las más “fáciles” para proceder (considerando que igualmente el proceso es difícil) suponiendo que ya conseguiste un trabajo en el extranjero como diseñador, ilustrador, o alguna otra rama de las artes digitales: ¿qué puedes esperar?

Quizá te puede interesar: Por qué estudiar diseño? carreras que te permiten viajar o mudarte al exterior

En mi caso particular, partí de mi país antes de terminar mi carrera para poder hacer la práctica final en el exterior. Gracias a eso pude vincularme desde el primer momento con el ambiente de trabajo internacional (de hecho en mi propio país no cuento con experiencia profesional) lo bueno de ser diseñador es que eres capaz de vincularte con muchísimos campos de trabajo que hoy en día están en tendencia como: publicidad, diseño gráfico, mercadeo, creatividad, ilustración, educación, editorial, etc.

Quizá te puede interesar: Hacer la práctica de la Universidad en Japón

Las ventajas de trabajar como diseñador en el exterior

La cultura se vuelve tu marca, vienes de una cultura diferente que te puede proporcionar una forma fresca y novedosa de ver el entorno en el que vas a trabajar y eso puede diferenciar tu trabajo de lo que hacen los locales.

Tu estilo resultará novedoso, el diseño está profundamente condicionado por la cultura, el estilo gráfico no es excepción. Aprovecha para crear un estilo propio que esté cargado de una propuesta cultura tipo fusión “de donde vengo-donde estoy”.

Siempre tienes oportunidad para crecer más, trabajar con otros creativos ayudará a que tu imaginación crezca y te involucres más con tu nuevo entorno.

El dinero sí importa, aunque no debe ser lo único que te motive, en algunos países extranjeros el diseño es mucho más apreciado de lo que puede llegar a ser en algunos países latinos, porque lo que sin duda tu ingreso económico incrementará considerablemente.

Tu currículum te lo agradecerá, tu carrera profesional se ve muy enriquecida cuando cuentas con experiencia en diferentes lugares, pasas de ser un creativo local a una persona capaz de crear en un ambiente global y multicultural. Además, vivir en el extranjero incrementa la posibilidad de aprender más rápidamente un idioma, lo cual siempre es igual de útil y apreciado.

Conexiones con otras culturas, un diseñador expatriado siempre está en contacto con muchas personas, usualmente otros expatriados o locales que se mueven en el ambiente internacional. Hacer amigos de varios países se vuelve parte de la cotidianidad y esto también alimenta tu ser y tu creatividad.

Las desventajas de ser un diseñador en el extranjero

Como todo, trabajar como diseñador en el extranjero también tiene sus desventajas. Hay que ser cuidadosos y saber manejarlas, porque lo que puede parecer una fortaleza se puede convertir rápidamente en una gran desventaja si no se sabe manejar a nuestro favor.

Como en la lista anterior, el factor cultural puede ser tu mejor aliado, pero también puede ser tú perdición. Para tener éxito debes estar abierto y receptivo a tu entorno, si eres de esas personas que entran en pánico por no encajar inmediatamente o por no entender que es lo que sucede al rededor inmediatamente lo más seguro es que fracases y en menos de 3 meses estés tomando un vuelo de regreso a tu país.

El punto es saber entender la cultura, abrazarla y respetarla. Con el tiempo le puedes ir dando tu toque y lograr impregnar de ello a las personas de tu alrededor (la ventaja aquí es que siempre será un bonito gesto por ser “el extranjero”) y creanme! en mi caso, sí se pudo lograr con la cultura japonesa cualquiera en cualquier lugar puede también!! Solo es cuestión de trabajo personal, jamás esperes que los demás den el primer paso por ti. Ellos están en su entorno habitual, eres tú como individuo quién debe pivotar.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s